Contratar un trastero. ¿Qué debes tener en cuenta?

La decoración navideña, la ropa de otras temporadas, las bicis de los niños, el equipo de esquiar… ¡Hay que ver la cantidad de cosas que acumulamos en casa! Objetos que usamos de forma estacional y que no hacen otra cosa que limitar el espacio de nuestro hogar. Ha llegado el momento de almacenarlos en un lugar seguro y cerca de casa al que puedas acceder cuando tú quieras. ¡Y dale un respiro a la habitación de invitados o al canapé de la cama que ya no pueden con más!

Alquilar un trastero es la mejor solución para tus problemas de espacio. Pero no un trastero de esos oscuros de los que cuando vas a coger las cosas están llenas de moho. ¡Nada que ver! Nos estamos refiriendo a los que puedes encontrar en los centros de self storage, lugares limpios, luminosos y 100% seguros. Estos centros ofrecen una gran cantidad de trasteros con diferentes tamaños, precios y servicios. Por eso, es importante tener en cuenta varios aspectos para que elijas el que mejor se adapte a tus necesidades.

Pertenencia a AESS: Todos los trasteros que pertenecen a AESS cumplen con la normativa vigente y con el código deontológico de la asociación. Puedes buscar el centro de Self Storage más cercano a tu casa y con esta garantía a través del buscador de la AESS.

Tamaño: haz una lista de todas las cosas que te gustaría guardar en tu trastero y considera algunas de las cosas que quizás vayas a guardar en un futuro. Es importante saber cuánto ocupan todas esas pertenencias para así asegurarte de que el tamaño de trastero que elijas es el indicado. Pero si crees que puedes necesitar un espacio mayor más adelante, asegúrate de que en el contrato puedas modificar el tamaño de tu trastero fácilmente.

Ubicación: aunque en un trastero almacenes cosas que no usas de forma habitual. Es conveniente que la ubicación del centro que elijas te quede cerca de casa o del trabajo. Así podrás hacer uso de tus pertenencias cuando quieras. Por supuesto, si vas a utilizarlo como almacén para tu negocio (donde necesites acceder constantemente) , tener en cuenta la ubicación es aún más importante.

Seguridad: cuando vayas a alquilar tu trastero, consulta las medidas de seguridad del centro. ¿Tiene cámara? ¿Videovigilancia? ¿Cerraduras seguras? ¿Alarma? Todos estos elementos garantizarán que tus pertenencias se encuentren a buen recaudo y puedas confiar en dejar allí todo lo que necesites.

Condiciones de almacenamiento: si en algo se diferencian los trasteros de los edificios de viviendas con los que puedes encontrar en un centro de self storage es por su limpieza, aislamiento y seguridad. Es importante que te cerciores de que el trastero que vas a contratar cumple con las condiciones necesarias para preservar tus pertenencias en perfecto estado, sobre todo si son sensibles a la humedad o al calor.

Precio: estudia las diferentes ofertas de los centros de self storage que has visto y teniendo siempre en cuenta las características que hemos mencionado anteriormente, elige el que mejor se adapte a tu presupuesto. Algunos de ellos tienen promociones puntuales o por ser cliente nuevo de las que puedes aprovecharte en un momento dado.

Contrato: ten en cuenta que el alquiler de un espacio necesita un contrato que contemple condiciones, derechos y obligaciones de ambas partes. Antes de fírmalo asegúrate muy bien de que comprendes todas las cláusulas y no dudes en preguntar si tienes dudas sobre alguna de ellas.

Garantía de calidad: asegúrate de que el centro cumple con todas las licencias oportunas tanto para el desarrollo de su actividad como para custodiar tus pertenencias. La mejor forma de saberlo es comprobar si el centro en cuestión es socio de la AESS. En el buscador de nuestra web puedes introducir el nombre de cada centro y saber si cumple o no las condiciones, además del código deontológico que protege a sus clientes.

Ahora que tienes todas las claves para saber cómo elegir el mejor trastero, solo tienes que ponerte manos a la obra, empaquetar todo lo que necesites guardar en él y pensar en qué vas a hacer con todo el espacio que por fin va a quedarte libre en casa. ¡Que a gustito!

Scroll al inicio