Locales en los bajos de comunidades dedicados al sector del alquiler de trasteros

Crece la presencia de empresas de alquiler de trasteros en las zonas urbanas.

O te desprendes de lo que no necesitas o lo guardas en un trastero, y "cuanto más vives, más espacio necesitas".

Inicialmente los primeros trasteros aparecieron en los polígonos industriales o las principales vías de comuniicación, sin embargo, desde hace pocos años el crecimiento se produce en los núcleos urbanos. Son varios los motivos por los cuales el usuario decide alquilar un trastero, con control de acceso, cerradura própia, etc. ; almacen de herramientas, archivos, mudanzas, reformas...

Un ejemplo en Barcelona, es el caso de Central de Trasteros, con un centro de proximidad en el barrio de Gracia. Particulares con falta de espacio en sus casas, o como almacen de los comercios del barrio, o autónomos.

Según el ayuntamiento de Barcelona, un 6% de los locales del último inventario (78.000) no tienen actividad y un 17% sin información exacta y en consecuencia susceptibles de ser convertidos en empresas de alquiler de trasteros.

Otro uso que le estan dando, el como centro logístico de proximidad, como es el caso de la empresa Geever. La distribución se realiza por la noche hasta estos centros, y durante el dia se realiza la entrega al destino final.

Cuando un piso se queda pequeño, la primera opción es alquilar un trastero para guardas cosas inútiles, de poco uso, o un uso estacional (esquís, bicicletas, material de deporte...). Eduard Bosch, Responsable de Marketing de Bluespace, lider del mercado español, confirma el cambio de tendencia acercando los trasteros al cliente final. La compañía abre de 7 a 10  centros al año, siendo uno de los últimos su centro de Sant Adrià. Un centro de seis plantas muy cerca de la zona urbana y en una de las vías principales del municipio, con trasteros de 1 m2 a 200 m2. Aunque se desconoce lo que almacena el cliente, éste firma un contrato donde se compromete a no guardar; materiales tóxicos, inflamables, plantas, animales y productos perecederos entre otros.

 

Leer noticia original en: El Periódico, 25 de mayo de 2019

Compartir