• Consejos para guardar ropa en tu trastero

    Llega el frió y con él, ¡el cambio de armario! Es momento de guardar la ropa de verano y sacar la de invierno. Disponer de un trastero te puede facilitar mucho esta tarea, ya que a menudo no tenemos espacio libre en los armarios de casa y encontrar sitio para almacenar la ropa de otras temporadas se convierte en todo un reto. A continuación os damos algunos consejos para guardar ropa en el trastero y que se conserve en perfecto estado hasta el próximo año.

    ¡Es buen momento para hacer limpieza!

    El cambio de armario puede ser la ocasión perfecta para deshacernos de las cosas que ya no usamos. Revisa bien toda la ropa que vayas guardando, y haz un montón de “ropa para donar”. Si no te la has puesto en los últimos años, ya no es tu talla, o tiene algún desperfecto… ¡puede que haya llegado el momento de que te deshagas de ella!

    Lava la ropa antes de guardarla

    Un gesto tan sencillo como lavar la ropa antes de guardarla será clave para que se mantenga con buen olor. Además, si alguna prenda tiene manchas, será muchísimo más fácil eliminarlas cuando ha pasado poco tiempo. Utiliza poco detergente y asegúrate que ha secado perfectamente antes de empaquetarla.

    Utiliza cajas de cartón o bolsas de tela

    ¿Habías pensado utilizar bolsas de plástico? ¡Error! Las bolsas de tela son la mejor opción para que los tejidos transpiren una vez almacenados. Las cajas de cartón son también una buena opción, coloca papel blanco absorbente entre la ropa para mantener la humedad lejos de las prendas textiles. También es recomendable colocar bolsas antipolillas dentro de las cajas para mantener a los insectos a raya.

    No pongas la ropa directamente sobre el suelo

    Evita colocar las cajas o bolsas con ropa directamente sobre el suelo de tu trastero. Es un detalle que a menudo pasamos por alto, pero lo cierto es que las cajas en contacto con el suelo de hormigón pueden absorber humedad y estropear los tejidos. Coloca las cajas sobre estanterías o dentro de armarios de almacenaje y, si no es posible, pon un palet o placa de madera entre el suelo y la ropa almacenada.

    Etiqueta, ¡y haz inventario!

    Organiza bien tu ropa y agrúpala antes de guardarla: pantalones, vestidos, chaquetas de verano, camisetas, bañadores, zapatos de fiesta, sandalias… Esto es clave para etiquetar las cajas y después localizar la ropa que necesites sin desordenarlo todo. Un truco para maximizar el espacio es enrollar la ropa en vez de doblarla de manera convencional, ¡así ocupa menos! Pon un letrero protegido con plástico en una parte visible de la caja dónde expliques con detalle lo que hay en su interior. Por último, actualiza el inventario de tu trastero indicando las cajas que has guardado y lo que hay en cada una de ellas, ¡la organización es el secreto de un trastero funcional!

     

    Entra en el blog y las Redes Sociales de AESS para consultar más consejos prácticos relacionados con almacenamiento y uso eficiente de los trasteros. Y si aún no dispones de trastero, localiza el más próximo a través del buscador de trasteros de AESS.

     

    Compartir