• Almacenando el fin de curso
  • Almacenando el fin de curso

    Ahora que llega la época de exámenes y la recta final de este curso, es momento de ir pensando qué hacer con todas las pertenencias que se acumulan en el piso de un estudiante. Aquellos que estudian fuera de su ciudad bien saben lo que significa viajar lejos de su casa y su familia para emprender una nueva aventura, emanciparse y compartir piso. Pero cuando acaba el curso lectivo toca replantearse cómo se va a afrontar el siguiente.

    Lo más común es el hecho de cambiarse de piso. La convivencia puede resultar difícil, así que en ocasiones se debe buscar otros compañeros u otro piso. También simplemente se trata de mejorar y cambiar a un apartamento más grande, por lo que de igual forma toca hacer traslado. Asimismo, el verano suele aprovecharse para viajar por ahí o volver a casa y disfrutar de familia y amigos. Visto los tiempos que corren, no es factible seguir pagando durante esos meses una vivienda que no se va a estar usando. ¿La solución? Alquilar la habitación a otra persona solo para el verano.

    En definitiva, y sea por el motivo que sea, lo cierto es que nadie nos libra de una pequeña mudanza en estas situaciones.

     

    ¿Qué hacer entonces con todas las cosas acumuladas durante el año?

    Una de las soluciones más fáciles y cómodas es la de alquilar un trastero. De esta manera se pueden guardar todas las posesiones en un lugar seguro, adaptado a cada necesidad y, sobre todo, de manera mucho más económica que la de pagar el alquiler de la habitación. La mayoría de los recintos de self storage, además, suelen ofrecer algunos servicios que facilitan el traslado como, por ejemplo, furgoneta o venta de embalaje. De este modo se obtiene un espacio personal donde guardar todo lo que se quiera (ropa, libros, apuntes, bicicleta, documentos, etc.) sin necesidad de depender de amigos o conocidos, y permitiendo que la habitación quede totalmente despejada hasta volver en septiembre a la misma o a un nuevo hogar.

    Lo único que tienes que hacer es:

    • Separa lo que vayas a utilizar durante el verano de lo que no vayas a necesitar hasta el nuevo curso.
    • Anota lo que metes en cada caja para que en septiembre sea más fácil encontrar las cosas.
    • En caso de guardar algún mueble grande, intenta desmontarlo para que ocupe menos.
    • Encuentra tu trastero más cercano a través del buscador de trasteros
    • Lleva tus cosas hasta allí y... ¡despreocúpate hasta el siguiente curso!

     

     

     

    Compartir